Un color más.

El betabel en mi familia jamás ha sido parte de un platillo principal. Recuerdo siempre que mamá -las raras veces que lo llegaba a comprar- solía cocerlo al vapor, quitarle la cáscara, cortarlo en cuadros pequeños y servirlo en un bowl como una guarnición extra a la hora de la comida. Los ingredientes principales para que nuestro paladar lo pudiera aceptar eran tan sólo sal y limón.

Hablando de mi experiencia personal, a medida de que fui creciendo, fui agarrandole más amor a las verduras y el betabel no fue la excepción. Lo he consumido en jugos, ensaladas, ceviches, y ahora probé con esta receta: sustituir la carne de res de una hamburguesa por betabel, otros vegetales y quinoa, cuidando conservar un rico sabor.

Que más puedo decir que obtuve un riquísimo resultado, no sólo por la consistencia, sabor y muchísimos nutrientes en un mismo platillo, sino que la “carne” de mis hamburguesas obtuvieron un espléndido color rosa, un color que alegró mucho la mesa. IMG_0701

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s